Esta receta es ideal para aquellas personas que han optado por no consumir alimentos de origen animal, ya que no contiene huevos ni lácteos. Además, es una receta muy natural y saludable. No contiene harinas refinadas, sal, azúcares ni endulzantes artificiales.

¿Te gustaría probarla? ¡Manos a la obra!

Ingredientes

(10 porciones aprox.)

Base del brownie:

  • 2 tazas de frutos deshidratados a elección o 2 tazas de dátiles. Para esta preparación se utilizaron ciruelas deshidratadas, higos secos y pasas rubias (los puedes encontrar en las grandes cadenas de supermercados).
  • 250 gramos de almendras naturales (2 tazas aprox.)
  • 5 cucharadas de cacao amargo (llenas, pero no colmadas)
  • 4 cucharadas de coco rallado (*opcional)

b2

Cobertura de chocolate:

  • 1 taza y media de frutos deshidratados o dátiles
  • 4 cucharadas de WHEY PROTEIN sabor chocolate
  • ¼ de taza de aceite de coco
  • ¾ de taza de agua

Modo de preparación

 

  • En una procesadora de alimentos poner las almendras y molerlas hasta que no hayan trozos enteros. La idea es que no queden demasiado molidas, ya que las almendras le darán un toque crocante a la preparación. Posteriormente, reservar las almendras molidas en una fuente.

b5 b6

*Sugerencia: para aprovechar todas las cualidades y propiedades nutritivas de las almendras, sugiero que las actives antes de molerlas. Las almendras se “activan” dejándolas en remojo durante algunas horas. Luego, sólo tienes que botar el agua y ya puedes usarlas para cocinar.

  • Realizar el mismo procedimiento con los frutos deshidratados o dátiles que hayas escogido.

b7

  • Una vez molidos los frutos deshidratados o dátiles, ponerlos en una fuente y agregar el cacao y el coco rallado (si es que se decidió utilizar). Mezclar y luego ir agregando paulatinamente las almendras molidas. Revolver con las manos hasta formar una pasta. Poner la pasta en una fuente y esparcirla de manera pareja por toda la superficie.

*Sugerencia: hay que tener cuidado con que la mezcla no quede demasiado seca. Para ello, es necesario ir agregando de a poco las almendras, hasta alcanzar la consistencia deseada, ni muy líquida ni muy seca. Si consideras que tu pasta está bien y te sobraron almendras, déjalas a un lado. Además, si tu mezcla queda demasiado seca, puedes moler más frutos o dátiles y agregarlos, ya que son éstos los que le dan la consistencia húmeda a la mezcla.

b8

  • Poner la fuente en el congelador.

 

  • Mientras esperas a que la mezcla adquiera una consistencia más sólida en el congelador, puedes preparar la cobertura de chocolate. En una licuadora, pon todos los ingredientes: el aceite de coco, los dátiles o frutos deshidratados (puedes molerlos antes en la procesadora, para que los ingredientes se mezclen con mayor facilidad), el cacao y el agua. Muele bien hasta formar una pasta.

b9

  • Luego, sacar la fuente del congelador y poner encima la pasta que acabas de preparar (la cobertura). Es necesario esparcirla de manera pareja y homogénea por toda la superficie.

b10

  • Poner en el congelador nuevamente, durante un mínimo de una hora, para que la mezcla adquiera una consistencia más sólida y firme.

 

  • Una vez cumplido el tiempo, sacar del congelador y cortar en trozos. Puedes escoger el tamaño que desees para tus brownies. Recuerda que mientras más grandes sean, menos brownies tendrás al final y mayor será su aporte calórico.

 

  • Puedes decorarlos con almendras molidas u otro fruto seco. ¡Quedan deliciosos!

b11 b12

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *